En este texto deseamos sugerirte consejos que tienes que tomar en cuenta en el momento de crear tus tarjetas de visita. Es tu tarjeta de exhibición, por eso es considerable proteger bien cada aspecto del diseño y la información que contienen:

1. Transmite quién eres

Lo primero de todo es tener claro qué deseas comunicar sobre ti o tu compañía. La tarjeta no va a tener el mismo diseño en el caso de que seas un animador infantil, o un sobrio abogado. En el primer caso, puedes jugar con los colores, las tipos de fuente infantiles, etc. En el segundo caso, tienes que apostar por la sobriedad y la responsabilidad.

2. Escoge qué datos deseas mostrar

La tarjeta debe exhibir los datos justos y necesarios. Los que tu cliente, o potencial cliente, requiere comprender. No te quedes corto, ni te excedas.

Los datos básicos necesarios son: el nombre (del profesional o de la empresa); el cargo o profesión (¿a qué te dedicas tú o tu compañía?; y, como mínimo, una forma de contacto no presencial (un teléfono o correo electrónico que consigas responder inmediatamente).

Hay expertos que también de esos datos tienen dentro multitud de comunidades (las actualicen o no), o datos que tienen la posibilidad de ser insignificantes o desfasados como el fax, o las coordenadas de latitud y longitud de la compañía. La mayor parte de la gente no van a leer detenidamente todos los datos de la tarjeta, más que nada si hay bastantes. Por eso facilítales los que, de todas formas, deseas que utilicen.

¡Tampoco te quedes corto! No coloques sólamente tu nombre y cargo, y olvides agregar al menos una forma de entrar en contacto contigo.

3. Diseño claro y limpio

El diseño debe ser muy claro y limpio. Sea desenfadado o sobrio, debe ser simple de leer. Deja un margen por los 4 lados de la tarjeta, para que el diseño respire. No coloques varios elementos bastante juntos (logo, bastante texto, etc). Deja que cada elemento respire y sea aceptable separado del resto. Que sea simple de leer.

4. Las tipografías

Un preciso uso de tipos de fuente es primordial. Por una sección, que sean realmente fáciles de leer. Que no sean bastante enrevesadas ni haya que llevar a cabo un esfuerzo. Puedes utilizar tipos de fuente sobrias o divertidas, o estilo "escrito a mano", pero sea como sea, que sean realmente fáciles de leer sin esfuerzo. Y no utilices demasiadas tipos de fuente diferentes en la misma tarjeta, ya que otorga sensación de caos. Limítate a utilizar una o dos tipos de fuente, o como bastante tres.

5. Logo o imagen

Es aconsejable integrar al menos un logo o imagen. Tampoco más, sin abusar, para que no quede elevado. Pero una imagen alegra el diseño de la tarjeta, en oposición a la sobriedad del texto. Si tu compañía o marca tiene logo, desde luego, haz que se muestre en la tarjeta, para que sea reconocible al primer vistazo. Y si no tienes logo porque eres un autónomo (por ejemplo, electricista o taxista) y no necesitas uno, utiliza una imagen que lleve a cabo reconocible tu sector: un bonito icono de un enchufe o un taxi, respectivamente, si nos quedamos en este ejemplo.

6. Tamaño y forma de la tarjeta

Algunas veces, por querer pasarnos de autenticos, pensamos que una tarjeta redonda, o más importante de lo recurrente, o con formas extrañas, puede llamar más la atención. Y no pensamos que una tarjeta, supuestamente, se utiliza para almacenar en la cartera en relación la recibes. Por eso no vayas a por tarjetas bastante enormes, o con formas raras que no vayan a caber. Ve al nivel: tarjetas rectangulares de 85x55 mm. De esta forma, nadie va a tener inconvenientes para almacenar tu tarjeta en su cartera o monedero.

7. Juega con la doble cara

Las tarjetas de visita tienen 2 caras, por supuesto. Puedes elegir por hacer tarjetas sólo por 1 cara, que además es completamente válido y puede ser bastante. Pero las tarjetas de 2 caras dan más juego. En una, puedes agregar tus datos y logo, como hemos ido enseñando hasta la actualidad. Y con la cara posterior sí que puedes jugar un algo más con la imaginación. Coloca el logo a tamaño terminado, o ponla entera de tu color corporativo (una tarjeta blanca con un logo naranja por enfrente, puede invitar a "colorear" de naranja completamente la parte de atrás). Además es un óptimo lugar para poner la dirección de tu sitio web, que tiende a ser el apunte de mayor relevencia en esta jornada para ofrecerte a comprender.

¿Te fueron servibles los consejos? ¿Ya has planeado cómo deseas llevar a cabo tu tarjeta de visita?

Entonces, ¡ya estás preparado/a para crear y encargar tus tarjetas!.


PEDIR DISEÑO DE TARJETAS DE VISITA